Diagnóstico de Necesidades

Diagnóstico de Necesidades de Capacitación a partir de Bancos de Reactivos.

Las organizaciones suelen tener diversos mecanismos para identificar los cursos que su comunidad necesita. Algunas organizaciones, aplican una encuesta de sondeo; otras muestran una serie temática en la que los colaboradores se inclinan por tomar ciertos cursos. Otras más, es el jefe superior, quien decide qué cursos deben tomar sus colaboradores. La vulnerabilidad de los anteriores métodos es que las personas pueden ya tener las competencias en los temas o bien necesitar cursos complementarios al que han sido asignados.

El Diagnóstico de Necesidades de Capacitación a partir de Bancos de Reactivos, supone en primera instancia, definir las competencias, habilidades y ejecuciones que en su puesto laboral todos los colaboradores necesitan evidenciar. Se estructuran al menos tres niveles de complejidad y se diseñan preguntas de examen o rubricas de evidencias de desempeño. En un segundo momento se diseñan exámenes de homologación o rúbricas de evidencias. En un tercer momento, se aplican exámenes online, presencial, o rúbricas de observación, en donde se obtiene una imagen puntual de las competencias y evidencias de desempeño de los colaboradores. Se grafican las personas que obtienen puntuaciones acordes o superiores a lo esperado, así como las personas que obtienen puntuaciones por debajo del estándar mínimo esperado. La capacitación podrá ser dirigida de forma focalizada a las personas en aquellos subtemas están por debajo de lo esperado. Reduciendo así, impartir capacitación a personas que ya cuentan con el dominio deseado.

La capacitación se diseña en subtemas muy concretos y permite homologar habilidades en toda la población. Permite identificar personas con dominios muy por encima de lo esperado, que son los candidatos naturales a promociones.